“Una nueva era está amaneciendo en Rusia. Vladimir Putin está al frente del Kremlin. La monstruosa situación económica de Rusia, que incluso los políticos liberales llaman “capitalismo mafioso”, está dando paso a un mercado más civilizado. Y entre los oligarcas de los viejos tiempos, Mijaíl Jodorkovski se ha puesto al frente para liderar el cambio. Sí, las cosas han cambiado en Rusia…”.

Así comenzaba la edición de marzo de 2002 de ‘Forbes’, consagrada a comentar los nuevos nombres que habían alcanzado el estatus de milmillonarios con una sorprendente agilidad. Era el caso de Jodorkovski o del hombre en portada, Gil Shwed, CEO de la firma de ciberseguridad Check Point.