Con el proyecto de producir y vender el primer modelo de caja registradora, creada por James Ritty.

Poco después, en 1884, se reinventaba con el nombre National Cash Register Company, apostando por nuevas técnicas de negocio y ventas más agresivas.

Sus resultados eran tan buenos que acabó creando la primera escuela para vendedores. En 1962, cuando Robert Altman se convirtió en su nuevo CEO, se había convertido en una compañía tan importante para la economía estadounidense que ‘Forbes’ le dedicó su portada de la segunda quincena de octubre. Oelman se mantendría en el sillón hasta 1973.