7 señales de que tu concepto de oficina está obsoleto

La concepción de espacio de trabajo está cambiando sus reglas a una velocidad pasmosa, por lo que, si te descuidas, te arriesgas a quedarte atrás. Si llevas muchos años funcionando de una manera determinada, tienes tu propia cultura de empresa y no estás demasiado familiarizado con las nuevas tendencias que comienzan a proliferar en las oficinas de las empresas más punteras, ponerte al día puede parecerte una tarea mastodóntica. Nada más lejos de la realidad; es mucho más fácil de lo que crees.

7 señales de que tu concepto de oficina está obsoleto

1. Tu oficina no es ‘verde’
Hacer tu negocio un poco más ‘verde’ no requiere demasiado esfuerzo. Puedes empezar por limitar el uso de la impresora, optar por más comunicaciones vía email, utilizar bombillas de bajo consumo o utilizar papel reciclado. No hay excusa.

7 señales de que tu concepto de oficina está obsoleto

2. No ofreces facilidades para trabajar desde casa
No se trata de que cuelgues el cartel de ‘Cerrado’ en tu oficina, pero tal vez debas considerar ser un poco más flexible en lo que respecta al trabajo desde casa. Es una de las mayores ventajas de Internet, ¿por qué no aprovecharla? Aunque sea solo en circunstancias especiales como una baja, tus empleados agradecerán la oportunidad.

7 señales de que tu concepto de oficina está obsoleto

3. Utilizas tecnología un pelín desfasada
Puede que creas que esos ordenadores antiguos y esa intranet paleolítica suponen un gran ahorro, pero créenos: es un lastre para la productividad de tu empresa. La nueva tecnología, especialmente el software, ahorra una gran cantidad de tiempo y facilita la vida de tus empleados. Tampoco se trata de que de pronto tu compañía parezca la sede de Apple, pero a veces hacer una pequeña inversión en renovar los dispositivos merece la pena.

7 señales de que tu concepto de oficina está obsoleto

4. Cuando se trata de horas en la oficina, eres intransigente
Es cierto que en algunos trabajos llegar a una determinada hora es absolutamente imprescindible, pero en otros no lo es tanto. Si tus empleados pasan ocho horas en la oficina al día, ¿importa tanto que lleguen a las 9 y salgan a las 5, o que lleguen a las 9:15 y se marchen a las 5:15? Por supuesto que la puntualidad en reuniones y otras circunstancias especiales es vital, pero tal vez sea la hora de considerar ser un poco más flexible. Tus empleados son adultos responsables, y agradecerán enormemente que les des algo de margen.

7 señales de que tu concepto de oficina está obsoleto

5. Confías demasiado en la burocracia
Una burocracia excesivamente rígida no solo ahuyenta a los empleados más jóvenes, sino que ralentiza la toma de decisiones y, consecuentemente, la productividad y adaptabilidad a los cambios de tu empresa. Tal vez deshacerte de ciertos procedimientos burocráticos te haga sentir vulnerable, pero a la larga te hará más competitivo y atractivo para el talento.

7 señales de que tu concepto de oficina está obsoleto

6. No cuentas con un sistema de feedback
Los recién aterrizados en el mercado de trabajo no solo no temen al feedback: es un elemento imprescindible para su satisfacción y crecimiento como profesional. Además, estar abierto a las opiniones de tus empleados no solo aumentará su compromiso con la empresa y su sentimiento de pertenencia, sino que puede que te ayude a identificar los problemas antes de que sea demasiado tarde.

7 señales de que tu concepto de oficina está obsoleto

7. Tus empleados no tienen ningún lugar para relajarse
Si las mayores empresas del mundo – Facebook, Google, Uber… – lo hacen, ¿por qué tú no? Tus empleados agradecerán tener un espacio – aunque sea una sala diminuta con un sofá y un futbolín – donde poder relajarse, charlar y relacionarse con sus compañeros. Además, aumentará su productividad.

[td_smart_list_end]