La compañía detrás de estos emojis, Snaps, ahora trabaja con cientos de marcas de Fortune 1000, películas, programas de televisión y las estrellas de cine para crear teclados visuales. Fundada en 2011, la compañía ha sido pionera en el movimiento para hacer del emoji una experiencia de marketing móvil. Su CEO, Christian Brucculeri, cree que el futuro de la comunicación es visual y el concepto de la compañía se convierte esencialmente en marcas muy conocidas. Al igual que las grandes empresas, como Pepsi y L’Oréal, los famosos usan emojis para promover su propia imagen, personalidad y proyectos.

Brucculeri explica que los famosos “o bien piensan, ‘tengo una gran presencia digital y quiero impulsar la participación.” o,’ tengo una gran cantidad de contenido para los aficionados y quiero algo más que esté de moda ‘ “.

Al igual que Kardashian actualiza su presencia en los medios sociales constantemente, por lo general el paquete de los emojis también se edita, a veces a $ 0,99 extra cada dos semanas, de acuerdo con los acontecimientos de su vida. Incluso durante su mes en el que la famosa hizo un paréntesis en sus redes, se añadió un nuevo “Family Pack” Kimojis, que incluía miembros de la familia, disfraces de Halloween más emblemáticos de Kardashian y otros emoji con temática de Halloween. Tanto Kardashian como Klum crearon también unos emojis concretos para la etapa de campaña que acabamos de vivir.

Klum también quiere hacer publicidad de sus productos, así que, dentro de su paquete se pueden encontrar iconos que aluden a Project Runaway y la línea de lencería Heidi Klum Intimates.
Parece que los emojis se han convertido en una herramienta no solo corporativa, sino también individual. Ahora que cada vez se unen más famosos, ¿cuánto tardarán los que aún no lo han hecho?