6 signos de que trabajas en un barco que se hunde

¿Cómo detectar que la compañía para la que trabajas va cuesta abajo y sin frenos cuando desde arriba mueven cielo y tierra para ocultarlo? ¿Durante cuánto tiempo hay que confiar y permanecer leal? Y, sobre todo, ¿cuál es el mejor momento para saltar de un barco que se hunde? Si en tu empresa aprecias los siguientes seis signos, puede que el mejor momento sea precisamente este.

6 signos de que trabajas en un barco que se hunde

1. Primera bandera roja: puertas cerradas y poca comunicación
Un aumento de repentino de reuniones a puerta cerrada suele ser un signo claro de que algo no marcha como debería, especialmente si en la atmósfera de la oficina se palpa un cierto ambiente de tensión, y cuando se pregunta sobre qué sucede las respuestas son vagas y esquivas.

6 signos de que trabajas en un barco que se hunde

2. Segunda bandera roja: los beneficios a los empleados comienzan a evaporarse
Puede tratarse de algo tan obvio como una reducción de salario o recorte de bonus, como algo en apariencia inofensivo como que se corte el grifo de los cafés gratis o los tíckets de comida. Que esos pequeños beneficios comiencen a desaparecer puede ser una primera señal de alarma.

6 signos de que trabajas en un barco que se hunde

3. Tercera bandera roja: los altos ejecutivos van saliendo uno a uno por la puerta
Cuando los peces gordos comienzan a abandonar la compañía por goteo, probablemente es momento de que tú hagas lo mismo.

6 signos de que trabajas en un barco que se hunde

4. Cuarta bandera roja: la carga de trabajo empieza a disminuir
Si pasas las ocho horas de tu jornada laboral en Facebook, Twitter o viendo vídeos en Youtube y nadie dice nada porque, realmente, no tienes trabajo, preocúpate. La ausencia de e-mails en tu bandeja de entrada y de reuniones programadas son síntomas que avecinan el desastre.

6 signos de que trabajas en un barco que se hunde

5. Quinta bandera roja: las mesas se vacían
Esto puede parecer obvio: entrar en una oficina donde reinan las mesas vacías en un signo bastante claro del deterioro de una compañía. Sin embargo, hay detalles menos evidentes: los contratos fijos se convierten en temporales, por ejemplo, o se congela la contratación y el departamento de recursos humanos se queda sin trabajo. La ausencia de caras nuevas es una señal inequívoca de la mala salud de una empresa.

6 signos de que trabajas en un barco que se hunde

6. Sexta bandera roja: mala prensa
Hasta las compañías con la ética más sólida se enfrentan en algún momento a algún rumor o a un mal titular. Pero si la excepción se convierte en regla y las noticias negativas comienzan a proliferar en los medios y en la opinión pública, la reputación de la empresa puede no recuperarse.

[td_smart_list_end]