La industria alimenticia se sitúa en segunda posición, con una riqueza generada de 18.150 millones de euros. Esto supone 63.350 millones de euros de diferencia respecto al sector textil. Con 16.450 millones de euros, la construcción aparece en tercer puesto, seguida del sector de la distribución, con 13.850 millones de euros generados.

En el extremo opuesto de la lista, como sectores más débiles en lo que a generación de riqueza se refiere, encontramos el industrial, con 450 millones de euros generados; la industria cárnica, con 450 millones de euros, el sector de joyería, con 425 millones de euros y el siderúrgico, el menos productivo en el último año, con 400 millones de euros generados.

Si atendemos al número de ‘ricos Forbes’ que aglutina cada uno de los sectores, el alimenticio se posiciona en primer lugar, con nueve nombres de la lista al frente de los 18.150 millones de euros generados. El sector de la construcción y el de las inversiones comparten una segunda posición, con ocho ‘ricos Forbes’ que aglutinan 16.450 y 5.925 millones de euros, respectivamente. El sector textil, el más fuerte en cuanto a generación de riqueza, reúne a seis de estos empresarios y lo sitúan en cuarto lugar en esta segunda clasificación, junto al turismo (5.750 millones de euros) y al inmobiliario (3.975 millones de euros).

Siguiendo la metodología de ediciones anteriores, para la elaboración de la lista Forbes de las 100 personas más ricas de España se han manejado dos fuentes fundamentales: el Registro Mercantil –a través de la base de datos privada Informa– y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En el Registro se ha podido consultar los balances y cuentas de resultados depositados por las propias empresas, accediendo a más de 4.000 de estos documentos, y aprovechando sólo aquellos actualizados en los dos últimos años.

La edición española de la revista Forbes, fundada originalmente en 1917 en Estados Unidos, llegó a los quioscos por primera vez en marzo de 2013. Publicada por el grupo Spainmedia, con Andrés Rodríguez como editor y director, desde noviembre de ese año elabora la célebre lista de los más ricos, poniendo el foco en este caso en las grandes fortunas españolas.