Kutxabank ha obtenido un beneficio neto de 61,8 millones de euros en el primer trimestre de 2021, lo que supone un 32,7% menos en comparación al mismo periodo del año anterior, debido a la “ausencia de resultados extraordinarios y el retraso del cobro de determinados dividendos”, según ha informado la compañía.

El banco vasco ha aumentado un 9,2% su volumen de negocio hasta marzo, alcanzando los 117.000 millones de euros. Este crecimiento se ha visto favorecido por la buena evolución de la inversión crediticia (6,8%), los depósitos de clientes, y los recursos gestionados (11,3%).

La cartera de participadas de la entidad se ha revalorizado casi un 14% en los últimos 12 meses, hasta alcanzar los 2.129 millones de euros.

Aumentan las nuevas hipotecas

Kutxabank concentra el 45,7% del mercado total de préstamos hipotecarios de la CAE, alcanza el 16,4% en Andalucía, y roza el 10% en el conjunto de España, muy por encima de su cuota de mercado natural.

Por tercer trimestre consecutivo, el Grupo ha superado la barrera de los 1.000 millones de euros en nuevas formalizaciones, lo que supone un incremento del 56% con respecto al mismo periodo de 2020. Esta evolución interanual positiva alcanza el 84% fuera de Euskadi, y se sitúa en el 60% en el caso de Cajasur. Mientras que las nuevas contrataciones de los préstamos destinados a necesidades personales se recuperan de forma paulatina, el Crédito Comercio remonta tras la crisis, y ha crecido un 14,3% con respecto al primer trimestre del año pasado.

Por otro lado, el banco ha comenzado el año con una inversión crediticia de las redes de negocio de 44.886 millones de euros, lo que presenta un incremento del 6,6%, y continúa rebajando su tasa de morosidad, que se ha situado en el 2,19%. Esta rebaja supone una caída de 13 puntos básicos en tres meses.