El mercado español no pasa por su mejor momento. En lo que va de año es uno de los peores índices europeos y no todo se debe a la incertidumbre política. Sobre el ánimo de los inversores condiciona mucho el fuerte peso que tienen los bancos, uno de los sectores más desfavorecidos en los últimos años. Pero dentro de este aparente caos los inversores institucionales extranjeros siguen encontrando oportunidades; cada vez más. ¿Cuáles son estos tesoros que esconde el selectivo?
En el argot bursátil a los inversores institucionales (fondos de pensiones, fondos de inversión…) se les conoce como ‘manos fuertes’ ya que son los actores que marcan las tendencias en todo lo que ocurre en los mercados de capitales. Cualquier decisión que adoptan, cualquier posición que toman en una compañía, suele tener un impacto inmediato.

Las ‘manos fuertes’ no son especuladores de corto plazo que van a sacar tajada de los movimientos concretos de una acción cualquiera. No, el dinero que viene de este tipo de vehículos suele llegar para quedarse durante mucho tiempo y cuando lo hace tiene poderosas razones detrás porque busca compañías muy espaciales con mucho potencial en el medio y largo plazo.

Francis Ellison, especialista en renta variable de la gestora Columbia Threadneedle explica a Forbes que sus fondos invierten en cotizadas “que tengan un equipo directivo muy potente que pueda generar crecimiento y cuyo modelo de negocio pueda aumentar los beneficios de forma sostenible en el tiempo”. Como fórmula general, los fondos que tienen perspectivas de permanencia en una empresa determinada suelen fijarse en el largo plazo, y en los momentos que corren la robustez de los balances suele ser un requisito imprescindible. En la bolsa española hay unas cuantas sociedades que reúnen estas características.

Según los últimos datos de la sociedad gestora de las bolsas, Bolsas y Mercados Españoles (BME), el peso de los inversores extranjeros ha aumentado en los últimos años controlando alrededor de un 44% del mercado español. Si tenemos en cuenta que la capitalización actual es de casi un billón de euros, en estos momentos tendrían compradas acciones por valor de unos 440.000 millones de euros.

Uno de esos inversores es Fabio Riccelli, gestor del FF Iberia Fund de Fidelity, uno de los mayores fondos de inversión del mundo. Él relata que en su caso buscan “oportunidades de inversión en empresas por todo el mundo. Desde ese punto de vista no es tan importante dónde tenga la empresa su domicilio social sino dónde genera sus beneficios. Así, muchas grandes empresas españolas hoy generan más de la mitad de sus beneficios fuera de España, ya que en los últimos años ha habido un fuerte incremento de la internacionalización de bastantes empresas españolas en diferentes sectores”.

El experto apunta que tiende “a invertir más en empresas con un modelo de negocio competitivo a nivel internacional como Inditex, Amadeus o Grifols, por citar algunos nombres, y menos en sectores muy regulados y muy locales, donde puede haber determinadas variables sobre las que hay más incertidumbre”.

Los cinco tesoros más deslumbrantes

Una de las empresas que reúne todos los requisitos expuestos es Amadeus, el proveedor de software preferido por las aerolíneas de todo el mundo. Quizá su alto grado de internacionalización la convierten en la cotizada española con más capital en manos de extranjeros, algo más de un 21% del total.

Una de las sociedades gestoras que ha optado por incorporar Amadeus a su cartera de inversiones es Columbia Threadneedle. Francis Ellison, uno de sus gestores, explica que la eligieron “porque su base de clientes es creciente y creemos que tiene oportunidades de mejora en algunos mercados en los que está presente”.
La internacionalización del negocio no solo protege la cuenta de resultados de la dependencia de un solo mercado, sino de potenciales problemas como la incertidumbre política que en estos momentos sobrevuela España.

El segundo tesoro del mercado español también tiene presencia en el exterior, aunque se ha hecho de oro en los últimos años en España. Los fondos extranjeros tienen un 20% de DIA, la cadena de supermercados que triunfó con su modelo de altos descuentos y marcas blancas en los peores momentos de la crisis.
Pero si hay una cotizada internacional en la lista de las más buscadas por los fondos extranjeros es IAG, resultado de la fusión entre las aerolíneas Iberia y British Airways. Los extranjeros tienen más del 20% de su capital en las carteras de varios fondos de inversión.

Curiosamente en esta lista de firmas más deseadas aparece Banco Popular, y eso a pesar de que el bancario es uno de los sectores más denostados últimamente por los mercados debido al desfavorable entorno de tipos de interés (nulos o negativos). En cualquier caso, la entidad, con un 19% de su capital en manos de fondos extranjeros, se encuentra a la espera, como sus pares, de una próxima consolidación en el sector.

Por último, la compañía de ingeniería Indra aparece también en esta lista de tesoros con algo más de un 18% de su capital en fondos extranjeros por su alto grado de diversificación geográfica.