En España es el sector privado el que ‘tira del carro’ de la investigación y la innovación. La inversión de las empresas en esta materia supone el 53% del total nacional. De acuerdo con un informe de la EAE Business School sobre I+D+i, en 2013 las compañías privadas invirtieron 6.906 millones de euros frente a 2.436 millones del sector público y los 3.647 millones de las universidades. Otro dato relevante es que el gasto por parte de las empresas se ha mantenido constante desde 2008, en torno a los 7.000 millones. Aunque a partir de ese año, en que se superaron los 8.000 millones de euros, los volúmenes se han reducido, se constata un estimable esfuerzo de las empresas en invertir en investigación.

Innovación tecnológica
Ese esfuerzo de las sociedades españolas es innegable pero ¿es suficiente para el mundo competitivo en el que tienen que vivir? Según el ‘Informe Global Innovation 1000’ de 2015 publicado por Strategy&, la consultora estratégica de PwC, entre las 1.000 empresas que más invierten en innovación en el mundo sólo hay ocho españolas: Telefónica, Amadeus, Indra, Grifols, Acciona, Iberdrola, Almirall y Repsol, por este orden. Entre todas sumaron el año pasado 2.964 millones de euros.
Telefónica es la primera española del ranking y ocupa el puesto 94, con una inversión de 1.325 millones de euros. La segunda española, la tecnológica de la industria de viajes Amadeus, está más alejada pues se coloca en el puesto 230, con 515 millones.

En la compañía de telecomunicaciones afirman que su inversión anual en I+D+i es de 7.200 millones, y aclaran que realizan una inversión constante en investigación aplicada de 15 millones de euros y otra en desarrollo de producto de 1.000 millones. Estas dos sumas son las que recoge el ranking aludido. Pero la ‘joya de la corona’ son los 6.000 millones dedicados a la innovación tecnológica. “Esta cantidad varía según los años y depende del despliegue de nuevas redes. La innovación interna se dirige a las redes y a los datos de los clientes. Ahora estamos poniendo el énfasis en los datos”, explican en la operadora española.

Una distinción muy similar entre I+D e innovación hacen en Repsol. La energética ocupa el puesto 812, con una inversión de 104 millones. Es la octava española, mientras que la séptima es la farmacéutica Almirall, que está en el puesto 725 de las grandes del mundo, con 120 millones de euros, y que cuenta con acuerdos y alianzas con otras empresas. Sólo el Centro de Tecnología de Repsol invierte unos 90 millones de euros anuales en investigación y desarrollo, pero “otra cosa es la innovación, para la que existe otro presupuesto según los proyectos y que es más a largo plazo”, señalan fuentes del Centro.

Como tercera se sitúa Indra, la empresa de ingeniería y tecnología que, con 233 millones en inversión, ocupa el puesto 427. En la compañía destacan que en abril de este año uno de sus proyectos fue elegido como el mejor de Europa en I+D.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=11995]