El conjunto del primer trimestre se ha presentado para Moët Hennessy Louis Vuitton más fructífero que hace un año. El grupo del sector lujo cierra el primer trimestre del año con 13.959 millones de euros, un 32% más que entre enero y marzo de 2020, y refuerza su posicionamiento como referente del sector.

El incremento se debe a dos razones importantes. Por un lado, la incorporación de la firma Tiffany a la compañía francesa. La suma de la joyería al portafolio de marcas de LVMH ha supuesto un aumento de la facturación a finales de este mes de marzo que ha permitido compensar los efectos ocasionados por la pandemia desde el año anterior.

La suma que ha conseguido generar la venta de productos de moda, como textil y marroquinería, ha generado 6.378 millones de euros y reporta al Grupo un 45% más de ingresos, en este sector, durante los meses de enero, febrero y marzo, que su comparativa con 2020.

LOS INGRESOS POR LA VENTA DE RELOJES HAN AUMENTADO UN 138%

El sector relojero también ha contribuido satisfactoriamente a su lista de resultados. Los ingresos en esta división (y en la de joyería) han aumentado un 138%, lo que equivale a 1.883 millones de euros. En menor medida, sólo con un 12% de subida, la venta de perfumes y cosmética ha contribuido al crecimiento con un total de 1.550 millones de euros.

Atendiendo también al plan de resultados de LVMH, más allá del sector del lujo en textil, complementos y belleza, el conglomerado multinacional propiedad de Bernard Arnault aumenta sus ingresos en la división de bebidas alcohólicas, que fue un 28% superior al pasado año y deja unas cifras de negocio de 1.510 millones de euros.