Por su parte, el volumen de ventas netas experimentó un descenso más suave, del 3%, situándose en una facturación de 27.257 millones de dólares. Igual porcentaje de bajada sufrió la cifra de negocio neta de la compañía en este periodo respecto al del año anterior, llegando a los 15.395 millones.

La presidenta y CEO de PepsiCo, Indra Nooyi, ha hecho públicas las cifras, así como su visión satisfactoria de las mismas dentro de un escenario y un momento increíblemente inestables y volátiles. Sobre todo teniendo en cuenta que el beneficio neto atribuido sí que ha crecido (aunque poco) hasta los 2005 millones de dólares, un 1% más. El impacto del cambio de divisa está resultando negativo en un ejercicio donde la compañía ya ha visto debilitarse algunas operaciones de envergadura como las emprendidas en Venezuela.