Las miradas se han posado inmediatamente sobre Apple. La empresa de Silicon Valley lleva meses tratando de impulsar la comercialización y el consumo de sus productos en la India, pero se ha visto limitada por las regulaciones del país y por la venta a través de terceros, en lugar de en sus propias tiendas. Una comercialización totalmente controlada. Si se empieza a establecer una red de tiendas de Apple desde Bombay a Calcuta, se podría impulsar muy rápido un mercado que, según FactSet, representa el 2% de los 228.000 millones de dólares en ingresos que Apple ha recaudado en los últimos 12 meses, a pesar de ser un país en el que habiten más de 1.000 millones de personas.

En la India, los 170 millones de usuarios de smartphones se acercan cada vez más a los 190 millones de usuarios que hay en Estados Unidos. Sin embargo, las ventas de la compañía en el país asiático se reducen a un 2%, según Citi Research. El CEO de Apple, Tim Cook, ya ha expresado en varias ocasiones su voluntad de crecer en este país: “La India es increíblemente emocionante. Es una de las economías de más rápido crecimiento y también es el tercer mayor mercado de teléfonos inteligentes en el mundo, después de China y Estados Unidos”.

Apple lleva solicitando licencias para sus tiendas desde enero, pero las leyes de inversión extranjera estancaron las negociaciones. Para Apple ampliar su presencia en un mercado tan sensible al precio como la India supondrá enfrentarse a gigantes como Samsung Electronics y Micromax, que reúnen el 26,8% y el 14,1% del mercado de smartphones del país, respectivamente y según IDC. Pero la compañía fundada en su día por Steve Jobs no es la única compañía estadounidense que está tratando de crecer en la India. A principios de este mes, Jeff Bezos, CEO de Amazon, anunció que invertiría 3.000 millones de dólares para ampliar su presencia en el país. ¿Es la India la nueva China?