José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, recibió una remuneración fija de 500.000 euros durante el ejercicio 2020, misma cantidad que en 2019. Según consta en el informe de remuneraciones de los consejeros remitido por la entidad a la CNMV, el directivo  renunció a la retribución variable que en 2019 fue de 270.000 euros, tal y como recomendó el Banco Central Europeo sobre el pago de bonus en el presente ejercicio.

El consejero delegado de la entidad, José Sevilla, y el director general de Personas, Medios y Tecnología, Antonio Ortega, también renunciaron a la retribución variable que corresponde a 2020 y percibieron un salario de 500.000 euros, en línea al del ejercicio anterior.

En total, los salarios percibidos por los tres directivos son un 35% inferiores a los recibidos en 2019, cuando cada uno recibió un variable de 270.000 euros. Además, la entidad explica en el informe que el salario percibido está por debajo del percentil 25 de la banda retributiva que corresponde a la remuneración total anual de los consejeros ejecutivos de empresas comparables.

La renuncia a esta variable y consecuente disminución de su retribución hace que el monto total percibido por el conjunto del consejo de administración de Bankia sea de 2,47 millones de euros en 2020, un 25% menos que en 2019 (3,3 millones).