Los consejos de CaixaBank y Bankia celebran sus reuniones periódicas esta semana y todo apunta a que se darán a conocer los nombres de los primeros niveles de la nueva entidad financiera.

Hace algo más de dos meses que las juntas de accionistas de CaixaBank y Bankia dieron luz verde a la fusión entre ambos bancos. Pero todavía hay tres cabos sueltos: las autorizaciones regulatorias –se espera que se reciban este mes de marzo–, las cifras de ajustes de plantilla y oficinas –comenzará a negociarse con los sindicatos tras el cierre legal de la operación– y la posición –o no– dentro de la nueva CaixaBank de José Sevilla, actual CEO de Bankia. El directivo podría desvincularse del nuevo camino de la que ha sido su casa los últimos nueve años.

Sevilla ha ganado notoriedad en los círculos de conversaciones del mercado financiero, ya que se ha quedado fuera del consejo de administración de la futura CaixaBank, por lo que ha sembrado dudas sobre su continuidad en la entidad, según apunta La Información, medio al que fuentes financieras han confirmado que el directivo no estará en el organigrama definitivo de la entidad catalana.

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia y futuro presidente de la nueva CaixaBank, comentaba el pasado mes de septiembre que Sevilla tendría una “dirección de gran responsabilidad” en la entidad resultante de la fusión. Sin embargo, tres meses después, en la presentación de resultados de 2020, evitaba hablar del tema.

Fue entonces cuando saltaron las alarmas, más si cabe cuando se conoció la salida Leopoldo Alvear. El hasta ese momento director financiero de Bankia se uniría al equipo de Banco Sabadell.

Sevilla se quedó fuera del consejo de administración de la entidad al que Bankia ha aportado tres independientes –Eva Castillo, Joaquín Ayuso y Francisco Javier Campo–, un dominical a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) –Teresa Santero–, y el propio presidente.

Según recoge La Vanguardia, tampoco seguirán en la entidad fusionada el consejero ejecutivo y director general de personas, medios y tecnologías, Antonio Ortega; el secretario general del Consejo, Miguel Crespo y la directora general adjunta de comunicación y relaciones externas, Amalia Blanco.

La propia Blanco ha comentado a través de Twitter que esta primavera habría cumplido 9 años en la entidad.

Con la intención de evitar problemas a la hora de desarrollar el organigrama definitivo y centrarse en el resto de flecos pendientes, ambas entidades decidieron dejar su configuración para el final de la operación.

Ahora, el tono “amistoso” de la fusión que se destacaba desde el principio y que mostraba una sensación de colaboración para el cierre de los puestos directivos está, para fuentes clave del sector, en entredicho y mantiene a piezas clave en el aire.

Por otro lado, el calendario que manejan las entidades indican que la marca Bankia desaparecerá durante este verano, si bien la integración tecnológica no finalizará hasta el final del ejercicio.

Dilatada trayectoria en el sector bancario

José Sevilla fue nombrado CEO de Bankia en mayo de 2012. Asimismo, es presidente de la Comisión Delegada de Riesgos del banco, miembro del Consejo de Administración de BFA, Tenedora de Acciones, S.A.U. y consejero de la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD).

Antes de incorporarse a Bankia, desempeñó distintos cargos de responsabilidad en BBVA, entidad en la que fue director general de Riesgos y miembro del Comité de Dirección, director del Área de Presidencia y de la División de Estrategia y Finanzas de América en BBVA y consejero de BBVA Bancomer.

Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por CUNEF, Sevilla inició su carrera profesional en el segmento de la banca de inversión, trabajando en Merrill Lynch y FG Inversiones Bursátiles.