En el informe que la empresa valida con la Comisión Nacional del Mercado de Valores también puede apreciarse el efecto de la depreciación de divisas como el peso colombiano o el real brasileño, que han repercutido en el ebitda (resultado bruto de explotación) hasta llevarlo a finales de marzo a los 1.216 millones de euros, casi un 10% menos que en las mismas fechas de 2015.

Las justificaciones de Gas Natural ante estas cifras se cimentan en las exigencias cada vez más duras del entorno macroeconómico y energético, sobre todo en los países latinoamericanos, donde los negocios de aprovisionamiento, distribución y comercialización de gas y electricidad se han visto especialmente afectados.

Los grandes números siguen siendo significativos: la cifra de negocios total de la compañía energética desciende casi un 17% al cierre de marzo respecto al año pasado, alcanzando los 5.954 millones de euros. Gas Natural Fenosa ha atribuido buena parte de este descenso en su facturación a la reducción de precios de las ‘commodities’. Los efectos de estos resultados trimestrales se han notado rápidamente en las tarifas bursátiles.