La personalidad la componen una serie de tendencias y acciones por las que nos aproximamos al mundo. Definirte como extrovertido o introvertido refleja una anticuada visión de la personalidad. Tendemos a caracterizarnos por cada una de las dos vertientes porque hay ciertas fortalezas y ciertas debilidades que se identifican con cada cualidad. Un estudio de la Escuela de Negocios Wharton reveló que dos tercios de las personas no se identifica con ningún grupo. Son los llamados “ambivertidos”.

Es importante identificar hacia que extremos tiendes a inclinarte. Si te identificas con la mayoría de estas referencias, eres un ambivertido.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=11549]