Esto es lo que aparece en la parte inferior de su menú:

Hemos hecho todo lo posible para mantener las cosas simples por aquí. Más fácil para ti… más fácil para nosotros. Todos nuestros productos son del mismo tamaño … 18 pulgadas, 8 porciones por producto. Suficiente para alimentar a 3-4 personas.

Datos a tener en cuenta al pedir:

¡Solamente efectivo! Sin crédito ni débito.
No ofrecemos jamón, pollo, piña, jalapeños o tocino canadiense. Lo blanco es queso ricotta, no feta. Hay ensaladas en el supermercado de la calles. No hay ni alitas de pollo y tampoco llevamos el pedido a domicilio.

Pero de esta sencillez podemos sacar importantes lecciones de negocios. ¿Cuántos de nosotros hemos dejado de complicarnos a la hora de emprender nuevos proyectos? Es fácil quedar atrapado en el pensamiento de que tenemos que aumentar continuamente la complejidad de lo que estamos haciendo. Pero las cosas complicadas solo traen caos.

Aquí un ejemplo: McDonalds ha intentado a lo largo de los años complicar sus menús añadiendo productos más allá de sus típicas hamburguesas. Pero nadie va a McDonalds a pedirse algo que no haya estado siempre en el menú. Sin embargo, hace poco McDonalds empezó a hacer algo muy simple: ofrecer desayunos. ¿Qué pasó? Que las ventas se dispararon.

Por eso, ¿por qué es indispensable ser simples? Ten en cuenta tu estrategia de marketing. Si intentas ajustar cinco cosas a la vez, ¿cómo vas a saber qué táctica está impulsando resultados? ¿Qué te está impidiendo crecer? Enfocar un cambio te permite medir y evaluar los resultados antes de dar el siguiente paso. Ofrecer demasiadas opciones a los clientes puede abrumar y aumentar las posibilidades de que se rindan. Esto se llama “parálisis de análisis”.

¿Qué se puede simplificar? Échale un vistazo a tu negocio y pregúntate qué es innecesariamente complicado y no te olvides de mirar las cosas desde la perspectiva del cliente. Una vez que identifiques las cosas que son demasiado complejas, piensa en cómo simplificarlas. Esto puede ser un reto para tu forma de trabajar, por lo que no dudes en contar con la ayuda de tus empleados, amigos o compañeros de trabajo.