Netflix ha cerrado 2020 con un beneficio neto de 2.761 millones de dólares (2.280 millones de euros), un 48% más que el año anterior, y ha incrementado el número de suscriptores en 36,5 millones, hasta sumar 203,6 millones de usuarios.

La compañía estadounidense de distribución de películas y series online ha facturado en el conjunto del año casi 25.000 millones de dólares (20.644 millones de euros), en comparación a los 20.100 millones de 2019.

Los ingresos de la compañía en el conjunto de 2020 aumentaron un 24%, hasta 24.996 millones de dólares (20.644,4 millones de euros), incluyendo un crecimiento del 21,5% en la facturación del cuarto trimestre, hasta 6.644,4 millones de dólares (5.487,6 millones de euros).

A pesar del crecimiento anual, su beneficio el último trimestre del año ha caído un 7,6% interanual, hasta los 542,15 millones de dólares (446 millones de euros), lo que supone un descenso del 31% en comparación al tercer trimestre.

Por el contrario, ha incrementado sus ingresos hasta los 6.644 millones de dólares, frente a los 5.467 millones de 2019.

Duplicando abonados

Entre octubre y diciembre, Netflix incrementó su base de abonados en todo el mundo en 8,5 millones, con un impulso particularmente fuerte en Europa, Oriente Próximo y África (EMEA), donde ya cuenta con 66,7 millones de usuarios de pago, frente a los 73,9 millones en Norteamérica, los 37,5 millones en Latinoamérica y los 25,5 millones de Asia Pacífico.

La plataforma prácticamente duplicó en dos años sus abonados: de 111 millones en 2018 pasó a casi 204 millones a finales de 2020. El ingreso medio por abonado pasó de 9,88 dólares a 11,02 dólares.

Entre sus objetivos para el primer trimestre de 2021 están el incremento de sus abonados en 6 millones de suscriptores y el aumento del 23,6% interanual de sus ingresos y del 91% del beneficio respecto al año de la pandemia.