Según Deadline, The Playlist y todos los que están al tanto de la industria, es muy probable que No Time to Die se enfrente a otro retraso teatral. Fue el primer gran éxito de taquilla en huir de su fecha de estreno inicial en 2020 (del 10 de abril al 20 de noviembre) debido a Covid 19. Su segundo retraso (hasta el 2 de abril de 2021) dio inicio a una ola de retrasos en los éxitos de taquilla post-Tenet que (en parte debido a que los teatros de Nueva York no reabrieron) terminó con cualquier esperanza de una temporada de cine convencional de fin de año. La 25ª película oficial de James Bond se ha convertido en una especie de “canario en la mina de carbón”.

Mientras que Sony fue la primera en abandonar el barco este año, moviendo el Morbius de Jared Leto del 19 de marzo al 8 de octubre, y WB acaba de mover The Many Saints of Newark al 24 de septiembre, la única gran película que caerá entre ahora y el verano está en el precipicio de otro retraso. La sabiduría convencional sugiere que el thriller de acción 007 de MGM, dirigido por Cary Fukunaga y protagonizado de nuevo por Daniel Craig (por quinta y presumiblemente última vez), dejará su puesto a principios de abril (fin de semana de Pascua y donde Universal ha encontrado un gran éxito con Fast & Furious, Furious 7 y Fate of the Furious) y optará por un debut a mediados de noviembre.

Cuando Danny Boyle estaba en la silla de director, la película estaba programada para el 8 de noviembre de 2019, justo en la línea de donde todas las películas de Pierce Brosnan y Daniel Craig 007 (excepto Tomorrow Never Dies in Christmas 1997 de Brosnan) se han estrenado desde que GoldenEye fue empujada del verano de 1995 a noviembre de 1995.  MGM y Universal (que distribuye la película en el extranjero) se apresuraron a trasladar inicialmente No Time to Die en parte porque les permitió tomar su ranura preferida de noviembre sin la mala prensa de “retrasamos esta película de noviembre de 2019 a noviembre de 2020”.

Sin embargo, hay un inconveniente en la repetición de esta jugada, que de otra manera sería lógica, que es esa Misión Imposible 7 está programada para el 19 de noviembre de 2021. No es por hurgar en las viejas heridas, pero abrir “James Bond 25” simultáneamente o casi simultáneamente con “Ethan Hunt 7” tiene tanto sentido como abrir Batman contra Superman el mismo día que el Capitán América: La Guerra Civil. Sin embargo, no hay ninguna ley que diga que “No Time to Die” no puede abrirse contra el otro gran personaje de Paramount/Skydance de Tom Cruise, el actualmente programado “Top Gun” del 0 de julio: Maverick.

La secuela de Top Gun de Joseph Kosinski estaba originalmente programada para junio de 2019 antes de que se retrasara (al 26 de junio de 2020 y luego al 23 de diciembre de 2020 y ahora al 2 de julio de 2021) debido a los desafíos relacionados con la pandemia. Aunque hay algunas similitudes, como que ambos son películas de acción centradas en el hombre, de la vieja escuela, impulsadas por estrellas y personajes, en teoría podrían coexistir al menos tan bien como la Misión Imposible – Fallout (791 millones de dólares en julio de 2018) y The Meg (530 millones de dólares en agosto de 2018) si ambas se estrenaran en noviembre. ¿Pero qué sería entonces de Mission Imposible 7?

Bueno, la “sabiduría convencional” sugeriría que se retrasa hasta julio de 2022, y suponiendo que todas las partes pueden esperar no hay ningún daño en eso. Pero la última vez que una misión dirigida por Christopher McQuarrie- Imposible fue suplantada por un superduperpotente, no se movieron hacia atrás sino hacia adelante. Érase una vez, La Guerra de las Galaxias: La Fuerza Despierta, que se estrenó en mayo de 2015, mientras que Misión Imposible: Nación Secreta se ambientó en diciembre de 2015.

Ambas franjas horarias tenían sentido, ya que Star Wars inventó el moderno éxito de verano (y el monstruo de fin de semana del Día de los Caídos) mientras que Mission Imposible – Ghost Protocol fue un éxito masivo que se estrenó en la Navidad de 2011 (209 millones de dólares en el país, de los 13.500 millones de dólares que costó el debut en IMAX y 692 millones de dólares en todo el mundo). Pero entonces Disney y Lucasfilm le dieron a J.J. Abrams el tiempo que quería, y La Fuerza Despierta fue trasladada a la fecha principal de diciembre pre-navideña.

DreamWorks Animation y Kung Fu Panda 3 de Fox se trasladaron a enero de 2016 para convertirse en la película más taquillera de la historia (543 millones de dólares) estrenada en enero, mientras que Misión Imposible: Nación Secreta se trasladó al 31 de julio de 2015. Misión Imposible: Nación Secreta se movió a velocidad de urdimbre, incluso con tiempo libre para rehacer el final, y había terminado la fotografía principal para el 15 de marzo de 2015. Fue “cerrado” el 18 de julio de 2015, menos de dos semanas antes de la fecha de lanzamiento del 31 de julio de 2015. La película obtuvo fuertes críticas (yo diría que es la mejor película de Misión: Imposible) y se ganó la taquilla del mejor escenario con 195 millones de dólares a nivel nacional y 682 millones a nivel mundial.

Desde que Pixels (que se estrenó la semana anterior) y Fantastic Four (que se estrenó la semana siguiente) aterrizaron con sus respectivos estruendos, Misión Imposible: Nación Secreta se llevó las tablas como la última bolsa del verano. ¿Pueden McQuarrie, Cruise y compañía hacer lo imposible dos veces? Podríamos ver una situación en la que Top Gun: Maverick se mueve a Noviembre (junto a Eternals y, teóricamente, No Time to Die) y a Mission: Impossible 7 se mueve a julio junto a Venom: Habrá carnicería y Shang-Chi.

Hay un número de variables teóricas en esta situación, incluyendo una grande con la otra gran carpa del 2021 de Paramount y Skydance, La Guerra del Mañana de Chris McKay. El gran presupuesto, original de ciencia ficción, sobre la humanidad perdiendo terreno contra una invasión alienígena y reclutando soldados del pasado para ayudar a cambiar la marea, puede ser vendido a Amazon por alrededor de 200 millones de dólares. Hasta que los mercados teatrales vuelvan a la “normalidad”, yo diría que cualquier éxito teatral no IP/no franquicia/no garantizado (especialmente de Sony, Paramount, Lionsgate, etc.) es un lanzamiento de moneda en términos de ser vendido a una serpentina.

Si la fantasía de acción de ciencia ficción de Chris Pratt-starring, el tipo de “no basada en nada” que hubiera sido un reto para vender en tiempos mejores, termina como un debut en streaming, entonces deja su 23 de julio de 2021 en juego. Si The Tomorrow War se vende a una serpentina, esperaría que uno de los varios “probablemente retrasados” terminara en ese espacio del 23 de julio de 2021. La única salvedad es que Universal tiene películas importantes el 1 de julio (Minions: The Rise of Gru) y el 23 de julio (M. Night Shyamalan’s Old), así que no es tan sencillo como trasladar el 007 al Memorial Day y el F9 al 23 de julio.

Mientras que todo esto es una fecha de lanzamiento de sillas musicales, y totalmente especulativa, podemos empezar a ver una situación en la que las películas muy grandes comenzarán a trasladarse a fechas en o alrededor de cuando otras grandes ya habían apostado por el territorio. Esto es doblemente cierto si parece que el mercado podría mejorar en la segunda mitad del año, ya que las películas (como No Time to Die) que A) han estado esperando durante un tiempo y B) no provienen de estudios con opciones viables de “cines+streaming”.

La idea de que el cine vuelva a la normalidad en 2021 siempre fue una fantasía, pero No Time to Die se ha convertido en el símbolo luminoso de los continuos problemas de las salas de cine. Es la única mega-película programada de aquí al verano, más o menos la Raya y el último dragón de Disney que tendrá un componente “en Disney+ por 30 dólares” para mitigar las pérdidas teatrales. Si se mueve, probablemente apuntará a su antiguo territorio de noviembre. Si la gente detrás de Mission Imposible puede llevar a cabo la difícil tarea (“¿caminar en el parque?”) de terminar la película a tiempo para julio, entonces ambas franquicias de espías de primer nivel pueden sobrevivir a las consecuencias y vivir para morir otro día.