En ocasiones las señales son tan claras que es muy fácil aventurarse con una predicción… y fallar estrepitosamente.

Otras veces las conclusiones más imprevistas son las que terminan sorprendiéndonos. A tenor de las últimas novedades del sector hemos intentado vislumbrar su futuro para este 2016.

El año pasado adelantábamos la posibilidad de que Ed Sheeran se convirtiera en la estrella masculina de música pop más grande del mundo (y ganó 57,5 millones de dólares, sólo por detrás de Justin Timberlake en esa categoría), y que las payasadas de Justin Bieber finalmente harían mella en sus ganancias (y salió de la lista Forbes de músicos mejor pagados por primera vez en años).

Estimamos que la RIAA podría cambiar sus reglas para la certificación de los discos de platino, y que Adele lanzaría un nuevo álbum que ganaría ese disco de platino bajo cualquier definición (y ahí está).

Así que este año lo intentamos de nuevo, y aquí van cuatro predicciones.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=11531]