El Global Workplace Analytics descubrió que la cantidad de personas que trabajan desde casa creció un 103% entre 2005 y 2014. Sin embargo, la cada vez mayor popularización de esta forma de trabajar no significa que manejar esa situación con éxito sea fácil, ya que existen distintos obstáculos que emergen al aglutinar en un mismo espacio hogar y vida laboral.

Para ayudarte a superar estos problemas a los que probablemente te enfrentarás tarde o temprano y que afectarán a tu productividad, desde Forbes US han contactado a tres expertos en trabajo desde casa para que proporcionen algunas claves para maximizar el tiempo de trabajo.

Clave nº1: Un poco de separación nunca viene mal
Ya tengas un pequeño escritorio en una esquina del salón o un despacho entero en la buhardilla, es importante crear un espacio que te ayude a sumergirte de lleno en el “modo trabajo” y que mantenga tu atención. Siempre que puedas delimita un espacio concreto en tu casa para que sea tu oficina y donde puedas tener tu trabajo organizado. “Un espacio de trabajo separado facilita el superar los obstáculos que aparecen al juntar casa y oficina. Además, en términos organizativos es importante también tener todos tus documentos organizados y agrupados en un mismo lugar”, dice Lisa Kanarek, fundadora de WorkingNaked.com, un sitio web pensado para ayudar a las personas a crear oficinas productivas desde su hogar.

Clave nº2: todas tus herramientas de trabajo en un mismo lugar
Tener un escritorio ordenado te ayudará a mantenerte concentrado, y no tendrás que perder un tiempo precioso yendo a buscar a la otra punta de la casa ese documento que necesitas y que no encuentras en la torre de papeles. Elaine Quinn, autora del libro ‘No hay nada como trabajar desde casa: organízate, mantente motivado y termina las tareas’, dice que “todas las cosas que necesitas en el día a día deberían estar al alcance de tu mano, y todas las cosas que no utilices tan a menudo, fuera del escritorio. La distracción visual te impedirá concentrarte”.

Clave nº3: separa tus comunicaciones personales y profesionales
En lugar de utilizar tu correo personal para asuntos relacionados con el trabajo es importante crear una segunda dirección de correo (ejemplo: Antonio@tuempresa.com) . Además de no perder tiempo durante tus horas de trabajo recibiendo y contestando emails propios de tu esfera privada, lo laboral tampoco se inmiscuirá en tus periodos de descanso dedicados a la familia o a ti mismo.

Clave nº4: cómprate otro teléfono móvil
Es importante tener dos números distintos: uno personal y uno de trabajo. Durante tus horas de trabajo el personal debería estar desconectado, y viceversa. Otra opción es la que aconseja Julie Morgenstern, experta en gestión de tiempo, que invita a sus clientes a utilizar el teléfono fijo como contacto de trabajo.

Clave nº5: establece un horario de trabajo estricto y respétalo
A menudo el trabajo desde casa va unido a horarios flexibles donde uno se organiza como mejor le viene. Aunque esa libertad es una de las mayores recompensas también puede convertirse en la mayor lacra para tu productividad si no se maneja correctamente. Morgenstern incide en la necesidad de establecer horarios de trabajo estables e intocables: “cuando las personas trabajan cuando quieren es un desastre. Los seres humanos necesitamos organización para ser productivos, se trata de un mecanismo que te aporta energía para trabajar y al mismo tiempo te fuerza a desconectar cuando es la hora de cerrar”.