7 errores que convierten en pésimo a cualquier líder

Los líderes tienen la obligación de salvaguardar su integridad no sólo por la imagen que dan de cara a los demás, sino por ellos mismos. Ser un buen líder no es tarea fácil y las trampas están donde menos lo esperamos, pero si las conocemos es más sencillo esquivarlas. En esta fotogalería te comentamos algunos de esos errores que hay que evitar según Travis Bradberry, experto en inteligencia emocional y cofundador de TalentSmart.

7 errores que convierten en pésimo a cualquier líder

Fomentar el culto a su personalidad. Llega un punto en el que se les adula tanto, que algunos líderes comienzan a vivir en su propio mundo en el que la única y mejor forma de hacer las cosas es siempre la que ellos proponen. Mantener la autocrítica es importante.

7 errores que convierten en pésimo a cualquier líder

Evitar rendir cuentas. Evitar los errores y descargarse de responsabilidades es un error demasiado frecuente. Un buen líder está lo suficientemente seguro de sus decisiones y las de su equipo como para asumir los errores y enmendarlos.

7 errores que convierten en pésimo a cualquier líder

Tener poca conciencia sobre sí mismo. No ver los fallos propios, ni las cosas buenas es una falta grave para un líder. Para liderar a los demás primero tienes que conocerte y mandar sobre ti mismo. La realidad distorsionada no ayuda a encajar las críticas.

7 errores que convierten en pésimo a cualquier líder

Olvidarse de escuchar. Un buen líder no debe olvidarse de que una buena comunicación no es sólo dar grandes charlas y ser tenido en cuenta por los demás, sino que también es necesario escuchar a las personas y mantener cierto nivel de feedback.

7 errores que convierten en pésimo a cualquier líder

Esquivar las decisiones difíciles. No hay nada de malo en ser compasivo con un mal empleado o en echarlo si realmente hay que hacerlo. Dar la cara es importante para liderar.

7 errores que convierten en pésimo a cualquier líder

Sucumbir a la tiranía de lo urgente. Esto es, preocuparse demasiado por pequeñas cosas que pasan delante de uno mismo y olvidar el objetivo principal, lo verdaderamente importante. Un buen líder no se distrae con nimiedades.

7 errores que convierten en pésimo a cualquier líder

Controlar todo constantemente. Un buen líder conoce a su equipo, sabe de sus cualidades, delega cuando es necesario y lo deja trabajar en paz. La integridad de un líder puede peligrar cuando insiste en la microgestión y en tener absolutamente todo bajo control.

[td_smart_list_end]