Cómo pedir un aumento si no te gusta hablar de dinero

Hablar de dinero puede resultar difícil, e incluso aterrador. Es un tema que hace que mucha gente se sienta incómoda. Ya sea porque estás tratando de negociar un sueldo más alto en tu nuevo trabajo o vislumbrando un ascenso en tu puesto actual, discutir sobre el salario puede ser realmente estresante y violento. El ser reacio a hablar de dinero te evitará muchos encontronazos y situaciones incómodas, pero a la larga puede convertirse en un verdadero obstáculo en tu carrera. Piénsalo: la incomodidad momentánea es un precio muy bajo a pagar por tener la retribución que te mereces en el largo plazo. En esta fotogalería te dejamos algunos consejos para hacerte el mal trago un poco más llevadero.

Cómo pedir un aumento si no te gusta hablar de dinero

1. Primer paso: reflexionar sobre tu relación con el dinero. Si procedes de un entorno donde las finanzas no eran abiertamente discutidas o constituían una fuente de conflicto es lógico que pedir el aumento que crees mereces te cause ansiedad. Tratar de identificar el inicio es el primer paso para superarlo.

Cómo pedir un aumento si no te gusta hablar de dinero

2. Siéntete cómodo en la disconformidad. Está claro: uno no se convierte en un gran negociador de la noche a la mañana. Debes pensar en la asertividad como un músculo que debe entrenarse antes de ser usado. Por eso, el enfrentamiento con tu jefe para pedirle un aumento no debe ser tu primera conversación de dinero seria. Empieza por cosas más sencillas que te hagan ganar confianza y darte cuenta de que hablar de dinero no te matará. Cuando llegue el gran día habrás ganado naturalidad.

Cómo pedir un aumento si no te gusta hablar de dinero

3. Prepárate, pero con moderación. Evidentemente es necesaria cierta preparación: no puede pedirse un aumento porque sí, sino que lo mínimo es que tu petición esté razonada y fundamentada: comparación de salarios con otras empresas, proposición de un plan de trabajo etcétera. Pero una preparación excesiva, que es la forma más humana de lidiar contra la ansiedad y la falta de confianza, puede volverse en tu contra.

Cómo pedir un aumento si no te gusta hablar de dinero

4. Trata de imaginar lo que una persona a la que admiras haría en tu lugar. ¿Te imaginas a Oprah Winfrey pidiendo un aumento? ¿Y a Richard Branson? ¿Y a Elon Musk? Pensar en la forma en que personas que consideras exitosas actuarían en tu situación te ayudará a visualizar cuál es la mejor manera de afrontar el problema.

Cómo pedir un aumento si no te gusta hablar de dinero

5. Elige bien el momento. En un asunto tan delicado el qué se va a decir es tan importante como el cuándo y el contexto en el que tenga lugar la conversación. Hay que evitar días de especial ajetreo en los que el jefe se encuentre inmerso en una espiral de reuniones, y bajo ningún concepto exponerle la cuestión en una situación informal, como una pausa para el café o en el pasillo o el ascensor. Lo ideal es fijar una fecha y una hora concretas para abordar el tema con tranquilidad.

Cómo pedir un aumento si no te gusta hablar de dinero

6. Controla tu tono de voz y tu lenguaje no verbal. Por tenso que estés debes transmitir una imagen de serenidad y confianza. Lo más importante es que la petición no suene como una exigencia, pero tampoco como una súplica. Evita mirar al suelo o a los lados, gesticular demasiado o retorcerte las manos. Debes emplear un tono tranquilo pero firme.

Cómo pedir un aumento si no te gusta hablar de dinero

7. Huye de las comparaciones. Trata de fundamentar tu petición de aumento salarial huyendo en todo momento de las comparaciones con compañeros de trabajo. En primer lugar, porque da mala imagen, y en segundo porque el salario de los demás es un asunto confidencial que no es de nuestra incumbencia. Intenta justificar tu petición con tus aportaciones a la empresa, una mayor carga de trabajo de los últimos tiempos o unos resultados excepcionales.

[td_smart_list_end]