Burger King vendió su primer hamburguesa en España en la Plaza de los Cubos de Madrid en 1975. Cuarenta años más tarde cuenta con más de 650 restaurantes en nuestro país, de los cuales 180 estaban gestionados por Quick Meals. A nivel mundial la compañía tiene más de 14.000 establecimientos repartidos en más de 100 países y, aunque todos están operados por franquiciados independientes, Quick Meals es, con mucho, el de mayor peso.

Sin embargo, la compañía acaba de anunciar una alianza entre Burger King Europe y Quick Meals para “independizarse” en España a través de la creación de una nueva sociedad: Burger King Spain. Desde la dirección han querido subrayar que, aunque en la práctica la operación no afectará al resto de franquiciados, sí permitirá que la gestión del negocio en nuestro país la realice de forma directa Burger King Spain, que además tomará las riendas de los 180 establecimientos que hasta ahora regentaba Quick Meals.

¿El objetivo? Dar un impulso a la compañía en España, territorio donde su competidor directo, McDonald’s, le lleva una amplia ventaja liderando el sector de la comida rápida con un 40% de cuota de mercado, casi el doble que Burger King (22,5%) de acuerdo con los resultados arrojados por un estudio sobre consumo de ‘fast food’ realizado por el IAE.