La compañía elevó el resultado bruto de explotación (Ebitda) consolidado hasta los 5.376 millones de euros, por encima de los 5.000 millones fijados en dicho plan, según ha informado este miércoles a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El Ebitda creció un 10,8% en términos interanuales, si bien dicho porcentaje queda en el 8,6% (5.264 millones de euros) tras la reexpresión de los estados financieros por el acuerdo alcanzado para la división de la chilena Gasco. A final del ejercicio, la deuda financiera se situó en tres veces Ebitda, ratio también alineada con los objetivos del plan finalizado.

La compañía, según ha informado en un comunicado, sigue comprometida con su “sólida” política de retribución al accionista en efectivo y destinará 933 millones a dividendos con cargo a los resultados del 2015 (0,9328 euros por acción), el 2,7% más.

El consejo de administración propondrá a la junta general de accionistas destinar 933 millones de euros (0,9328 euros por acción) a la distribución de dividendos con cargo a los resultados de 2015, lo que supone un aumento del 2,7% respecto del ejercicio anterior. El pago del dividendo complementario, de 0,525 euros por título, se realizará en efectivo el 1 de julio de 2016.