El empresario mexicano lanzará la OPA voluntariamente y a pesar de haber solicitado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que le exima de realizar la oferta, y de su convencimiento de que cumple los requisitos legales que le evitarían la operación.

El precio que propone Slim supone valorar el 100% de Realia en unos 380 millones de euros, y situar el precio efectivo de la operación en unos 240 millones de euros.

Este es el precio al que ascendería la OPA para el empresario mexicano, considerando que se dirigirá de forma efectiva a un 30,7% del capital de la empresa, dado que se da por supuesto que no acudirán a la oferta ni el propio Slim con su 30,5% de la compañía, ni FCC, primer socio de la inmobiliaria con un 36,9%.

Fuentes de FCC indicaron que la posición del grupo ante la OPA se fijará por su consejo una vez que la OPA esté aprobada por la CNMV y en marcha. No obstante, la constructora, de la que Carlos Slim es también primer accionista con una participación del 27,4%, recientemente acudió a una ampliación de capital de Realia.

Slim considera que, a pesar del precio, la OPA no tendrá una alta adhesión, dado que no tiene intención de excluir a Realia de cotizar en Bolsa, según indica en la información sobre la operación remitida a la CNMV.

En esta documentación también indica que, dados los plazos de aprobación por el supervisor, la oferta se lanzará de forma efectiva después de que el próximo mes de marzo Realia acometa la prevista ampliación de capital para que Slim capitalice el préstamo que compró recientemente a Sareb. Con esta operación, el magnate alcanzará alrededor del 32% de la inmobiliaria.