Dejar de basarse (únicamente) en la opinión de los ejecutivos
Una parte fundamental de los departamentos de recursos humanos es asegurarse de que los empleados están comprometidos y son productivos. Esto significa que deben estar atentos a que las propuestas y resoluciones de los ejecutivos no impacten negativamente sobre los empleados y la calidad. En este tipo de situaciones, el papel de recursos humanos actualmente suele limitarse a comunicar las malas noticias, haciendo felices a los ejecutivos y todo lo contrario a los empleados.

Recursos Humanos tiene que explicar el impacto de las decisiones importantes sobre la fuerza de trabajo. El departamento debe formar parte de las conversaciones y advertir a los ejecutivos de las posibles consecuencias. Esto ya se hace en muchas empresas, no obstante, falta decisión por parte de los departamentos de recursos humanos a la hora de implicarse verdaderamente en hacer a los ejecutivos comprender la situación de sus trabajadores y en explicar lo que puede suponer la toma de una decisión u otra.

Apostar por la tecnología para simplificar el trabajo
Las nuevas tecnologías son cada vez más importantes en todos los sectores, pero algunos ejecutivos parecen no dar un paso al frente para implementar estrategias de integración de las mismas en sus empresas. La falta de dinero no es siempre la causa por la que los empresarios no cambian las herramientas de sus empleados, sino que muchas veces es la desconfianza hacia los desconocido, la falta de una estrategia de adaptación definida. Es en ese punto en el que el departamento de Recursos Humanos debe entrar en juego.
El departamento de Recursos Humanos es una actor fundamental en la adaptación a las nuevas tecnologías de una empresa. Han de abrir el diálogo entre trabajadores y ejecutivos para conocer cuáles son las necesidades de los primeros y los objetivos y el papel de los segundos a la hora de materializar la transformación. La formación de la plantilla debe ser un aspecto prioritario, al igual que debe serlo escuchar sus necesidades materiales.