10.000 caracteres es mucho. Para tomar un poco de perspectiva, una cara y media estándar de Microsoft Word tiene 3.796 caracteres, incluyendo los espacios. Un texto de 602 palabras podría ocupar nueve párrafos de largo y ocupar ese espacio. 10.000 caracteres de largo equivaldría a un ‘tuit’ de 3 páginas (1.500 palabras en una novela).

Es cierto que la intención de Twitter no es que se completen los ‘tuits’ con 10.000 caracteres, pero ¿cómo mantener su identidad?

La plataforma está probando una versión del producto en la que aparecen los ‘tuits’ de la misma manera que lo hacen ahora, mostrando sólo 140 caracteres, con algún tipo de botón donde con un clic aparezca más contenido. La idea es mantener la misma apariencia en su cronología. Quizá esta podría ser la vía de escape a esta nueva estrategia. A veces 140 caracteres resulta restrictivo, pero sin duda ha dado lugar a muchas abreviaturas y estructuras gramaticales creativas para manifestar un pensamiento completo.

La brevedad de Twitter es lo que lo hace único, ¿Puede evolucionar hacia una versión de sí mismo que básicamente imite a Facebook y seguir manteniendo algún elemento que proporcione un valor único?

Twitter tendrá que hacer algo para combatir el estancamiento. Tendrá que haber algún tipo de incentivo para los nuevos usuarios que quieran unirse a la red social y para que los usuarios existentes quieran continuar con su participación en Twitter.