En concreto, el estudio muestra que existen diferencias bastante notorias entre los jóvenes menores de 30 años y los seniors (mayores de 60) a la hora de comprar prendas de moda.
Así, lo primero en lo que se fijan los jóvenes cuando compran ropa es el precio, siendo este el factor principal para uno de cada tres encuestados (36%). Sin embargo, para los mayores de 60 años, la calidad del producto (38%) y la comodidad (20%) son rasgos diferenciales cuando tienen que decidirse por una prenda o por otra, por encima del precio (10%).

Tiendas frente a grandes almacenes

A la hora de elegir el lugar de compra, los jóvenes se decantan por comprar principalmente en las tiendas de las principales firmas de moda (77%), mientras que los seniors suelen acudir mayoritariamente a grandes almacenes (50%).

El informe destaca el auge de los outlets online, que siguen creciendo y se han convertido en un lugar de compra recurrente para el 47% de los menores de 30 años y por un 39% en el caso de los mayores de mayores de 60 años.

El momento de compra también muestra las diferencias entre jóvenes y seniors. Uno de cada tres menores de 30 años compra moda cuando quieren divertirse y darse un capricho, mientras que el caso de los seniors, el 33% afirma comprar cuando ven descuentos o hay periodos de rebajas.