Ambas compañías se encargarán de todas las fases de construcción y puesta en marcha del proyecto, denominado Alisios, compuesto por cuatro parques de 20 MW: Vientos de La Perla y Vientos de Miramar, ubicados en la región de Liberia, y Altamira y Campos Azules, situados en la región de Tilarán.

En concreto, Gamesa suministrará 19 turbinas G90-2.0 MW y 21 G87-2.0 MW, que se entregarán durante el segundo trimestre de 2016 y se pondrán en marcha a finales de ese mismo año, mientras que Iberdrola se encargará de la ingeniería, los aprovisionamientos y la construcción de esta instalación renovable.

Gamesa ha resaltado en un comunicado que Alisios contribuirá de una forma “muy destacada” al desarrollo de su entorno, al ser capaz de cubrir la demanda de energía eléctrica de alrededor de 60.000 hogares costarricenses y crear, durante el proceso de construcción, unos 400 empleos.

Gamesa cuenta con una sólida presencia en la zona del Caribe y Centroamérica, donde ha instalado más de 350 MW, ha desarrollado parques en países como Honduras, Jamaica, Nicaragua, República Dominicana, Cuba o Puerto Rico y también realiza las tareas de operación y mantenimiento.