La compañía ha explicado que esta inversión servirá para continuar con su estrategia de crecimiento para el futuro, aunque está en línea con la optimización de costes que está llevando a cabo. Audi invirtió 4.500 millones de euros en 2014. El presidente de la firma, Rupert Stadler, ha afirmado que su compañía continúa con unos altos niveles de inversión en las tecnologías de futuro, con el fin de reforzar su posición como marca en el mercado.

Audi se encuentra inmersa en una ofensiva de producto, a través de la que prevé ampliar hasta 60 modelos en 2020 su gama de modelos. En esta línea, la firma entrará en 2016 en un nuevo segmento de mercado, con el Q2, y también presentará el renovado Q5. Por otro lado, Stadler ha destacado que una parte “significativa” de esta inversión se concentrará en los sistemas de conducción alternativos y ha recordado que en 2018 lanzará sus primeros modelos eléctricos de gran autonomía.

Por su parte, el director financiero de la empresa, Axel Strotbek, ha afirmado que, a pesar de este elevado gasto en nuevas tecnologías, la empresa también continuará con su línea de optimización y de ahorro de costes. “La empresa no ahorrará en gastos sobre su futuro, pero cada inversión será examinada cautelosamente”, ha asegurado, al tiempo que ha resaltado que el consejo de administración ha decidido posponer durante un año la construcción de un nuevo túnel de viento.