Las reuniones están sirviendo para “pulir” la propuesta realizada por las firmas españolas y transcurren en un “ambiente muy positivo” y con buenas perspectivas de lograr acuerdo, según Europa Press. El grupo de empresas españolas encargadas de construir el denominado ‘AVE del Desierto’ acordó a finales de noviembre remitir de forma inmediata a Arabia un plan de trabajo para responder a la solicitud de este país de adelantar la puesta en explotación de un primer tramo del corredor.

Tras definir el plan, una delegación del consorcio ha viajado esta semana a Arabia con el fin de perfilar sus términos y acordar las necesidades y plazos para cumplir con el nuevo objetivo de ejecución. El adelanto de parte del proyecto del AVE a La Meca que ha solicitado Arabia requiere una modificación del contrato firmado cuando en octubre de 2011 adjudicó el proyecto, dado que el acuerdo original fija la conclusión e inauguración de toda la línea entre las dos ciudades santas en el primer trimestre de 2018.

El proyecto del AVE La Meca-Medina, estimado en 6.700 millones de euros, consiste en la construcción de la denominada ‘superestructura’ (las vías y los sistemas de comunicación, electrificación y seguridad) de la línea, de 450 kilómetros de longitud, además de su posterior explotación por parte de Renfe.
El consorcio que a finales de 2011 se adjudicó este ‘macrocontrato’ está compuesto por las empresas públicas Ineco, Adif y Renfe, y las privadas Cobra (ACS), OHL, Indra, Consultrans, Copasa, Dimetronic, Imanthia, Inabensa y Talgo, además de las firmas saudíes Al Shoula y Al Rosan. El AVE, una vez en servicio en su totalidad, permitirá unir las dos ciudades santas en dos horas y media.