En enero se podrán presentar las primeras ofertas para adquirir las dos torres que forman el rascacielos benidormense, de 189 metros de altura. El edificio está valorado en 90 millones de euros según indica el plan de liquidación de la promotora, Olga Urbana. Ahora la administración concursal podrá recibir ofertas para “la totalidad del inmueble, y no por unidades o viviendas”.

Si no se produce una oferta con un valor por encima del de la hipoteca, la Sareb podrá presentar una oferta al ser el acreedor con privilegio del inmueble, según ha apuntado el juez en su auto.