Un informe de la consultora KPMG puso negro sobre blanco la situación real de la deuda de la empresa: Abengoa debe 23.000 millones de euros, más de los 20.000 que se esperaba. Ahora la banca pide a la empresa andaluza que decida qué activos vende para obtener liquidez.

El activo que tiene todos los números para una venta rápida es Abengoa Yield, del que la empresa de renovables controla un 33%, con un valor de 430 millones de euros. La firma de la familia Benjumea ya ha contratado al banco JP Morgan para buscar comprador a la filial.

Por otra parte, este jueves Expansión ha adelantado que la banca ha puesto también como condición a Abengoa que incorpore a Ferrovial como socio. Según el rotativo, los acreedores ven a la compañía liderada por Rafael del Pino como el partner más adecuado para reflotar el negocio, lastrado por la deuda.