El grupo controlado por la familia Benjumea prepara una reestructuración para acelerar las ventas y conseguir tanta liquidez como sea posible. Entre los activos a la venta hay plantas solares, de ciclos combinados, líneas de transmisión eléctrica y plantas de tratamiento de agua en México, España y EEUU.

Abengoa, que perdió hasta septiembre 194 millones de euros, recibió el golpe de gracia cuando la banca se negó a inyectar nuevos fondos en la compañía para atender los vencimientos de deuda, condición puesta por Gestamp para participar en la ampliación de capital. La empresa, con 24.748 empleados, está especializada en el negocio de las instalaciones solares y se vio perjudicada por la supresión de las primas a las renovables aprobada por el Gobierno en 2010.