Aunque la deuda a largo plazo de estas entidades financieras se mantiene invariable. Bankia y Popular, según el pronóstico de la agencia de rating, pasan a tener perspectiva estable, con lo cual se espera que la solvencia de los dos bancos pueda superar el bono basura en un periodo próximo. Ahora Bankia tiene una nota de BB y Popular de B+.

Por su parte, Sabadell mantiene su nota de BB+ y la agencia también le mejora su perspectiva de negativa a estable. Toda la banca europea ha notado las mejoras de calificación de S&P.