La compañía dirigida por Michael O’Leary va a aumentar un 10% el sueldo de los pilotos, según The Irish Times, que informa de que el salario base asciende a 62.000 euros anuales, más de los 35.000 euros brutos que cobra de entrada un nuevo piloto de Iberia. Tras negociaciones durante semanas, según ha informado la aerolínea, el 90% de los pilotos han aceptado el acuerdo.

Ryanair trata con la medida de fidelizar a su plantilla en plena ampliación de flota de rivales como Iberia o Vueling. Además del aumento de sueldo, los pilotos podrán disfrutar de tres días de descanso por cada cinco días trabajados, además de un día de vacaciones semanal, y mejorarán sus prestaciones por enfermedad.

La aerolínea también ofrecerá más oportunidades de promoción “en un momento en el que Ryanair está embarcado en un programa de ocho años para adquirir 400 aviones”, ha informado la compañía.