Algo así puede explicar Adrian Gradinaru, creador del mercado de alquiler de barcos Sailo en Nueva York. Descubrir tu propósito no siempre significa abrir una botella de champán y celebrar.

En el caso de este emprendedor afirma que un día sintió como cuando se dirigía a casa en una noche este verano, caminando a través de la ciudad de Nueva York después de un largo día de trabajo, pensó que realmente estaba haciendo el trabajo que le daba un propósito y una meta. “Sentí que la calma interior que notaba era increíble”, dice Gradinaru. “No se trata de dinero, no se trata de ganancias, siento que estamos proporcionando un servicio que la gente estaba utilizando realmente y que estaban disfrutando del mismo.”

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=6975]

Un día recibió una llamada, era la de un cliente que le comunicaba que gracias a su empresa había disfrutado del mejor día de su vida. Creaban cosas que hacían felices a la gente, ¿qué más necesitaban saber para cerciorarse de que habían cumplido su sueño? Si quieres saber si te llena tu trabajo, siente el sentido del propósito en lo que haces.