La nueva autopista M5 es la segunda fase del proyecto WestConnex, la carretera más larga del país oceánico. Adjudicado por Sydney Motorway Corporation, el proyecto está ganado por ACS consiste en la construcción de un túnel doble desde la M5 Este, ya acabada, hasta un nuevo enlace en St. Peters.

El objetivo de la infraestructura es multiplicar por dos la capacidad actual del corredor y mejorar los accesos al centro financiero de la capital australiana, de Port Botany y del aeropuerto de Sydney, según ha informado la empresa. El consorcio adjudicatario construirá nueve kilómetros de nuevos túneles.

Además, mejorará los enlaces de las autopistas de King Georges Road, en Beverly Hills. ACS espera poder empezar a realizar los trabajos a mitad 2016 y prevé que la nueva autopista M5 se abra al tráfico a finales de 2019.