No estás trabajando para ti mismo.

Es algo erróneo que lleva a muchos trabajadores a embarcarse en su aventura autónoma. Quieren dejar de trabajar para un jefe por lo que creen que teniendo su propio negocio serán libres…. No saben que se enfrentan a clientes, inversores, abogados, contadores…

Tienes gente a tu cargo, por lo que debes de eliminar la creencia de que solo vas a fallarte a ti mismo si el negocio no sale como esperabas.

Eres el responsable de varios sueldos, lo que te llevará a trabajar para no decepcionar a tus trabajadores más que a ti mismo.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=6898]

Nadie lo hará mejor que tú en tu negocio.

Es triste pero es una realidad, incluso los mejores empleados no se esforzarán y le pondrán el ahínco necesario en la tarea justo como tú lo harías para ti mismo. Acéptalo y procura llevar la batuta en tu negocio.

Contrata a empleados constructivos y de mente abierta, has de ser cauteloso con la gente que te rodeas y asocias.

No intentes convencer a nadie de tu idea, ya que no aportarán nada nuevo a tu marca. Céntrate en quienes creen en ti y en tu producto. Verás que si sigues estos consejos todo rodará.