Un coach. Se entiende que si tienes la capacidad de un emprendedor, no necesitarás este papel en tus primeros pasos. Si es así, replantéate varias cosas…

No pagues a un abogado de forma continuada: al inicio limítate a contratar servicios por necesidades en particular.

Pagar a una consultora tecnológica. El tema del I+D es complicado como para dejar que te lo lleve otra empresa. Además, hoy en día todos deberíamos de tener un conocimiento base del mismo.

Existen empresas que son pagadas para buscarte subvenciones. No te dejes engañar, estas casi nunca se adaptan a tus necesidades… Y mucho menos al inicio.

Las Pymes ahora se ayudan del puesto de moda: un interim manager. Éste es un directivo de cierto nivel que durante un periodo de tiempo y por un precio más o menos competitivo se hace garo de la gestión de una empresa.

El último gasto que puedes evitar es el de pagar más de la cuenta por un alquiler. Es algo rebajable al principio, no te engañes: la calidad de tu producto no tiene que ver con la zona necesariamente.