La empresa presidida por Santiago Seage tuvo que introducir capital en su filial para hacer frente a la disminución del valor de cotización que sufrió el 30 de septiembre. Sin esta operación, los resultados de Abengoa habrían sido positivos. Entre enero y septiembre de 2014, el grupo obtuvo un beneficio de 100 millones de euros.

El líder mundial en diseño y construcción de placas termosolares está en plena ampliación de capital por la cual la familia Benjumea perderá el control al dar entrada a Gestamp. La compañía todavía no ha presentado los datos del tercer trimestre, pero se prevé que su facturación se reduzca un 5%, hasta los 50.000 millones.