La empresa ha visto crecer un 22,9% su facturación entre enero y septiembre, hasta situarse en 3.132,2 millones de euros. En el buen resultado de esta cifra de negocio ha tenido influencia el buen comportamiento de las tres líneas de negocio del grupo: la ingeniería, las concesiones y la construcción.

OHL ha indicado que “pese a la excelente marcha operativa, la fuerte caída de la tasa de inflación en México ha reducido de forma muy importante la aportación de OHL México”. Esta parte del negocio ha reducido en 92,1 millones el ebitda del grupo (-7,5%) y en 54,6 millones el beneficio. Es decir, las ganancias de la compañía se habrían mantenido estables sin la caída de los precios en el país centroamericano.