Si se compara en exclusiva el negocio de Endesa en España y Portugal, el beneficio del grupo crece un 62,7% respecto a los tres primeros trimestres de 2014. Cabe recordar que en octubre de aquel año la compañía eléctrica vendió a Enel la parte de la actividad desarrollada en Latinoamérica.

Los ingresos se mantienen

El ebitda -resultado antes de impuestos y amortizaciones- ha crecido un 11,5% hasta alcanzar los 2.752 millones de euros. El grupo presidido por Borja Prada ha atribuido este incremento al “reconocimiento por el Gobierno de los impuestos sobre la generación extrapeninsular en los ingresos”.

La eléctrica ha reducido la deuda financiera en 325 millones, hasta los 5.095 millones, y ha mantenido la facturación en 15.412 millones, apenas un 0,8% menos que hace un año. “Estos resultados demuestran la solidez de nuestro negocio”, ha apuntado José Bogas, consejero delegado de Endesa.