Cinco pruebas de que no eres un buen líder

Comprobado: obtener una posición de liderazgo es más fácil que mantenerlo.
Además, no por obtener una posición de liderazgo se es un líder: la tiranía es un defecto que muchos mandamases adhieren a su carrera con el tiempo.

El camino hacia el éxito tiene diversas sendas: trabajo duro, agresividad en tus actos o suerte son algunas tácticas que los grandes jefes han empleado para llegar a donde están. ¿Cómo sabes que no estás haciendo lo correcto una vez que alcanzas el poder?

Cinco pruebas de que no eres un buen líder

No vives en el mundo real. El puesto se te queda grande y el poder se te escapa de las manos, esto ocurre fácilmente y tras ello pierdes la credibilidad como profesional.

Cinco pruebas de que no eres un buen líder

No escuchas. Es el defecto que continua al anterior, ya que te aíslas en una burbuja de la cual no oyes nada. Abre tu mente y tus oídos ante nuevas opciones, mejorará tu liderazgo.

Cinco pruebas de que no eres un buen líder

No tratas bien a tus empleados. Si quieres que tu credibilidad se esfume como humo, compórtate como un idiota en la oficina y sé un tirano, verás que rápidamente tus empleados responden con un trabajo menos productivo y una tensión innecesaria.

Cinco pruebas de que no eres un buen líder

No eres responsable. Nada impugna tanto la credibilidad de un líder más que una situación en la que él huye de los problemas. Si eres un ejemplo a seguir por tus empelados, intenta demostrarles que la responsabilidad es un grado.

Cinco pruebas de que no eres un buen líder

No cumples tus metas. Es el punto clave que te derrocará de tu empleo. Has de actuar de forma efectiva en tu lugar de trabajo, sin importar que falles, ya que todos lo hacemos, pero en general has de superar las expectativas y ser ejemplo a seguir. Si no, poco tiempo te quedará en tu escritorio.

Cinco pruebas de que no eres un buen líder

Tips para triunfar como jefe
¿Qué tienen en común los buenos jefes?
¿Qué tienen en común los buenos jefes?

[td_smart_list_end]