No solo tendrán nuevo propietario estos dos hoteles: Starwood también gestiona el María Cristina de San Sebastián, el Alfonso XIII de Sevilla y el de la Bodega Marqués de Riscal, diseñado por el arquitecto Frank Gehry.

Según fuentes del sector, lo positivo de la compañía radica en que ninguno de los establecimientos está en propiedad sino que los gestiona en régimen de alquiler -como el Vela, el María Cristina y el Alfonso XIII- o de gestión y franquicia en el caso de los demás. Siguen el modelo de referentes del mercado de los hoteles como Hyatt.

La cartera hotelera del grupo, con 17 centros, está lejos de los grandes del sector como Meliá (164 establecimientos) o NH (141 hoteles). Su valor son las localizaciones privilegiadas y el perfil de cliente al que se dirigen.

La operación de venta de Starwood se suma a la reciente inversión de Four Seasons y Mandarin en el complejo Canalejas de Madrid, que ha acrecentado el interés de los grandes del sector, como Marriott o Hilton, por invertir en el mercado español. Los principales pretendientes de la compañía en venta son el fondo China Investment Corporation, la cadena Jin Jiang y la aerolínea Hainan, perteneciente a HNA.