Basándose en esta afirmación, un reciente estudio internacional analizó a más de 500 líderes de negocios para descubrir por qué hay personas que tienen más éxito que otras, trabajando en lo mismo. ¿La clave? Personalidad (más que las afinidades culturales o las habilidades de trabajo).

El problema está en saber qué quiere decir “personalidad” en el ámbito de los negocios. La personalidad se compone de un conjunto estable de preferencias y tendencias a través del cual nos acercamos al mundo. Ser introvertido o extrovertido es un ejemplo importante de la personalidad. Los rasgos de personalidad se forman a una edad temprana y se fijan en los primeros años de la edad adulta. Muchas cosas importantes de ti cambian a lo largo de la vida, pero la personalidad es una excepción.

Pero la personalidad no es lo mismo ni que el intelecto, ni que la inteligencia emocional. Es esto lo que han malinterpretado estos líderes de negocios. Las cualidades que han llamado personalidad eran en realidad habilidades de inteligencia emocional, algo que cualquier persona puede incorporar en su vida. Estas son las habilidades que etiquetaron mal como características de personalidad (siendo signos de inteligencia emocional):

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=11501]