La tasa de impagos del banco catalán se sitúa en el 8,7%, tras haberse reducido en los primeros nueve meses del año en 3.191 millones de euros. Si no se tiene en cuenta el peso del ladrillo, la ratio de morosidad es algo menor, del 6,5%. Las dotaciones para insolvencias de CaixaBank se sitúan en los 1.375 millones, con lo cual se reducen un 17,3% en términos interanuales.

En términos trimestrales esta bajada es todavía más acusada, del 46,4%. La entidad financiera ha explicado que esta caída de dotaciones “refleja el esfuerzo realizado en el primer semestre” para cubrir riesgos de impago.

Repunte del crédito

En linea con los resultados de otros bancos, destaca la producción de crédito de la banca comercial, que ha aumentado un 48% respecto al tercer trimestre de 2014. El que más ha crecido es el hipotecario (+64%), mientras que el crédito a empresas ha repuntado un 49% y el de consumo, un 48%.

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Cortázar, se ha referido a las fusiones en el sector bancario. En su opinión, los “márgenes del negocio” y la “dificultad elevada” de cubrir los costes del capital son los factores que explican la estrategia de concentración del sector bancario. “Cuando el pastel se reduce la respuesta que se da es la consolidación”, ha apuntado.

No obstante, en el horizonte del banco solo se encuentra ahora el crecimiento orgánico -sin compras de otras entidades. “Otra cosa es que con calma y sin prisas, si otra entidad piensa que podemos ser compañeros de viaje analicemos los números con frialdad y tranquilidad”.