Si tienes huecos por desempleo en tu currículum, explica qué has logrado durante el tiempo que has estado parado. La actitud de una persona en paro dice mucho de ella como trabajador.

Si durante el tiempo de desempleo has aprovechado para estudiar idiomas, hacer un curso para mejorar tus capacidades o trabajado como freelance, deberías incluirlo con una breve reseña. Especialmente si se trata de actividades formativas, es interesante para un reclutador saber que están recién formado en según qué habilidades.

Además, según el trabajo al que presentes tu candidatura, deberías adaptar las habilidades y logros reflejados en el currículum. Según las funciones y conocimientos que requieran para el puesto solicitado, deberás rellenar las líneas de tu currículum. ¿Piden idiomas? Señala que acabas de obtener un certificado en tal o tal otro idioma. ¿Requieren conocimientos de diseño? Destaca tu último curso en dicha materia.

En cuanto a la descripción de los empleos que has tenido, si llevas mucho tiempo parado, lo más adecuado no es ordenar tu experiencia cronológicamente, sino resaltar aquellas experiencias laborales que se asemejen al puesto que estás solicitando en la empresa ala que diriges el currículum en cuestión. Céntrate en las habilidades y las funciones y deja a un lado las fechas.

Por último, recuerda siempre que la sinceridad es una buena herramienta a la hora de elaborar currículum y es preferible no maquillar tu desempleo. Aprovecha tu tiempo de paro para formarte, adquirir nuevas habilidades y darle forma a tu currículum para conseguir una buena oportunidad.