Lo más recomendable es dejar que un profesional gestione tus ahorros, existen multitud de consultoras financieras que pueden ayudarte a rentabilizar tu dinero y a invertirlo de la forma más adecuada. No obstante, si tu desconfianza no te permite disfrutar de una buena asesoría, deberías tener en cuenta los siguientes puntos antes de depositar tu dinero en cualquier parte.

Con qué patrimonio cuenta
Antes que cualquier otra cosa, debes tener claro qué es lo que tienes. Es importante que tengas controlado absolutamente todo lo que posees. Ese control te servirá para hacer una buena valoración de los que puedes o no invertir.

La liquidez que tiene
¿Qué objetivos tienes a corto, medio y largo plazo? ¿Te llega lo que tienes para todo ello? ¿Cómo puede llegarte? Esas tres preguntas son clave a la hora de planificar tu inversión. Debes quedarte siempre con un colchón de dinero y cierta liquidez para no vivir ahogado. Si no puedes tener ninguna de ambas cosas, mejor que no inviertas.

Cómo funciona la inversión que va a hacer
Tienes que tener muy claro cómo funciona ese instrumento financiero en el que vas a invertir. En el caso de las participaciones preferentes, la desinformación fue un lastre para la mayor parte de los inversores. Para no caer en inversiones erróneas y perder dinero, lo mejor es tener muy claro en qué se está invirtiendo, qué se puede ganar, qué se puede perder y cómo puedes mover tu dinero.

La estrategia
Has de tener muy clara la estrategia a seguir especialmente si vienen mal dadas. Si conoces todo lo anteriormente descrito, no deberías planificar mal, pero por si acaso, deberías tener establecida una buena estrategia y un plan B para salir del paso.